Recontracrónica. Ya queda menos para los 43. Real Betis vs Villarreal CF.

0
12461

Suena rancio, pero rancio que es uno sabe que en el interior, los rancios del Villamarín tienen ese pensamiento arcaico metidito entre las carnes.

Déjennos contar hasta 43 y después soñar, porque con el Betis siempre hubo pesares y eso hace callo.

Pero recordando al Perejil, su taberna era también eso, el QUITAPESARES. Y tenemos un quitapesares en el banquillo, un tipo que, desde luego, no se parece al Perejil, pero que dice rotundidades que funcionan como ondas expansivas en el Villamarín.

Con el Quitapesares en el banquillo, acompañado por el Kiricocho y por ese banquillo que parece querer explotar en cuanto son llamados a los cambios, los titulares juegan más cómodos, más metidos en los partidos.

Es una racha de las que me gustaría conservar todo el año, cuatro de cinco, un momento dulce que ya se va reflejando en la tabla, y llevamos sólo un rato de campeonato.

Cuando me acuerdo de llegar a los 43 es que también sabemos los rancios de las malas rachas y de la paciencia y de muchos otros detalles que nos complementan como lo que es el Betis. Nadie se alegra más de eso que cualquiera de los que nos acordamos del 43. Porque venimos de largos y muy duros caminos. Que viendo ahora la de béticos, benditos béticos, que están en lista de espera por miles para poder disfrutar de un asiento como el que yo tengo, recuerdo también cuando ir al Betis era ir con mucha esperanza poco correspondida.

En fin, que como dice el Quitapesares Pellegrini: «aquí las victorias pasan a ser inmediatamente pasado». Rotunda y rotundísima frase… Que tiemble Villamarín.

CompeticiónPost del partido ➡   Ficha del partidoGalería