Recontracrónica. Tiburón en la piscina. Real Madrid – Real Betis

0
10318

Así me sentí el sábado por la tarde, no pasaba tanta angustia en una piscina desde que siendo niño vi tiburón y nuestra generación no se metía ni en las piscinas.

En Vistazul de Dos Hermanas, rodeado de béticos y algún madridista, el bar de la piscina estaba a reventar, y cuando venían las habituales señoras a jugar su partidita de cinquillo se daban media vuelta con la mirada de quien le ocupan la casa.

Pues el tiburón era bien grande y nuestro Betis, saliendo en su barquito capitaneado por el ingeniero, navegaba entre las aguas verdes del Bernabeu hormonado aguantando las dentelladas del escualo.

Me voy al final, con el barquito machacado, al que le faltan varios muy buenos marineros, con algún grumete brasileño muy novato que todavía no distingue un cabo de un ancla, pero que, a pesar de los bocados sigue flotando.

En esta película el barquito sale vivo y el tiburón se ha ido con tres puntos. Por centrarme en lo positivo de la peli podemos decir que tenemos una buena tripulación, aunque a estribor hemos hecho aguas. Nuestros arponeros siguen siendo peligrosos y, en definitiva, salir vivos y flotando hace que podamos llegar a puerto y recuperar el barco. Y también, ver alejarse uno de los dos tiburones que tenemos en nuestra película nos deja con 9 de 12.

Que los armadores sigan trabajando, pues tanto barco como tripulación necesitan el apoyo para los mares que tenemos que surcar.

Vuelvo a mi piscina, sin poder dejar de pensar en el parecido del socorrista con Roy Scheider, y que en cualquier momento nos va a sacar a gritos por haber visto una aleta en la parte honda de la piscina.

Competición

Post del partido

Ficha del partido