Yo acuso: Cuatro goles. Real Betis – RC Celta

0
12771

3 - 4
Tiempo completo
0-1
6' J. Larsen
Juanmi 9'
1-1
Canales 24'
2-1
2-2
42' Gabri Veiga
2-3
55' Gabri Veiga
2-4
70' Aidoo
Fekir 83'
3-4
Colegiado: Del Cerro Grande
VAR: Estrada Fernández

Competición ➡ Ficha del partido ➡ Post del partido ➡ Galería de fotos

Me cuesta analizar el partido perpetrado en el sábado noche en el Villamarín, porque se dan tres circunstancias que a mi entender han propiciado la derrota. Tengo que decir que en ningún caso la expulsión determinó el resultado del encuentro, por más que sea lo más parecido a prevaricar que se ha dado este año en el Villamarín y que será objeto de análisis más adelante.

Las tres circunstancias son mala actitud defensiva, demasiado espacio entre líneas y mejor ejecución en las jugadas que tuvimos de gol, que en modo alguno los cambios efectuados en la alineación inicial consiguieron cambiar tales condicionantes.

Cuando vi la alineación del Celta pensé que con Fekir y Canales en banda derecha con dos mediocentros de corte defensivo como Guido y Guardado iba a ser presa fácil y tres puntos a la cesta, me equivoqué…

El principal inconveniente que tuvimos ayer para obtener la victoria se centra en la actitud defensiva, carente de recuperación tras pérdida, a pesar del doble pivote, en cierta parte porque Guardado tuvo que ocuparse demasiado en ayudar a Miranda, quien se olvidó que la principal labor de un lateral es primero defender y luego si te queda algo atacar, hizo lo segundo dejando desvencijada la banda izquierda, cosa que aprovechó en el primer gol el Celta, teniendo que corregir Luiz Felipe, para mí desdibujados ambos, lateral y central. Con esta situación, los mediocentros de forma natural se fueron acercando a los centrales y alejando de los jugadores de ataque, generando un espacio de ocio para Beltrán y Veiga que se movieron con libertad y con bastante brillantez.

Otras veces ha bastado Guido para ser el ancla, sin embargo, ayer el argentino no estuvo, bien porque se vació contra el Barcelona, bien por acumulación de minutos, estadística en mano Paul lleva menos minutos este año y generalmente los hacía sustituyendo a Guido. En cualquier caso, la labor defensiva es de equipo, y no hubo una actitud que permitiese pensar que pudiéramos haber levantado el resultado adverso, máxime cuando el joven Veiga volvió a demostrar que va a ser un internacional en ciernes, lo tiene todo para triunfar incluido gol.

Los cambios de Pellegrini tampoco ayudaron, una faceta en la que el chileno suele ser un maestro y sin embargo le ha fallado en Barcelona y Celta.

En descargo del Real Betis Balompié hay que decir que se generaron suficientes jugadas de gol como para pensar que en un futuro no deberíamos preocuparnos, pues no es lógico que recibamos cuatro goles, aunque la lógica en el fútbol depende de cómo se defienda, de cómo se actúe cuando se pierde la pelota y de estar concentrados, lo que no se dio el sábado.

Me alegro que lo de Juanmi sea para quedarse, a poco que recupere el ritmo será vital para varias gestiones, el gol, la presión y la espalda de la defensa contraria, buen socio debe ser de Borja que no estuvo fino y Ayoze que además de aportar gol asocia bien con los compañeros.

Hay que hacer un capítulo aparte en la expulsión injusta que sufrió Luiz Felipe, y es que el árbitro va a toda velocidad a expulsarlo, cuando cinco minutos antes parecía perder el tiempo al acercarse al VAR para revisar el penalti, no había agresión, que se la saca de la manga el árbitro, el VAR colabora mirando para otro lado, pues la jugada es claramente anulable por medio de la revisión; pero es más, como lo saben, redactan el colegiado un acta donde, tras haber reconocido a Joaquín que le “pega en la cara” indica que le agrede en el pecho, cosa que es falsa, y debe ser objeto de recurso por los servicios jurídicos del Betis.

 

Llevamos diez expulsiones en la temporada, unas veces merecidas y otras desde luego que no, la respuesta tanto de la afición como de las declaraciones últimas de Pellegrini son de señalar esta injusticia, y estando de acuerdo debo de decir que observo que los jugadores está saltando y reaccionando a estas situaciones mal, en parte porque se ha propiciado con esas declaraciones, me explico, Ruibal ante el Barcelona hace constantes aspavientos, protesta y cuando está centrado en esa reivindicación nos sacan una falta que acaba siendo gol, le sigue una protesta de Carvalho que podía haberse ahorrado, estos son ejemplos como que ayer Luiz Felipe tras ser expulsado injustamente (como contra el At Bilbao) genera una pequeña guerra mundial en el campo, peleándose con todo el que le dijera cualquier cosa, y uno se pregunta ¿es eso lo que queremos? El tener estas situaciones debe ser ya asumido, protestado en otros lugares, concretamente sottovoce por parte de Haro en las instituciones, al jugador se le paga para que sepa centrarse y poner el foco en ser mejor que el rival, en hacer lo que saben y muy bien, y no que lo saquen del partido a la primera. Este estado de histeria debe acabar, uno, aunque no sea justo, debe asumir las reglas que este año nos ha tocado jugar, me dijo un compañero abogado una vez, a sabiendas que me enfrentaba a un juez que era de buscar en enfrentamiento y humillarte con su superioridad, que debía centrarme en contar mis argumentos jurídicos, siendo frío y evitando el enfrentamiento, asumiendo que me iba a provocar, en todas las profesiones nos enfrentamos a situaciones injustas que forman parte de esta vida, asumirlo, tragar veneno y confiar en mantener el foco debe ser el objetivo principal, en el caso de los jugadores ganar los tres punto por muy injustas que lo sean (lo son) y hay que hacerlo con las herramientas que si puedes controlar, las otras no deben desconcentrar ni ocuparte. Hay toda una segunda vuelta para rectificar, hacer crítica interna y a buen seguro que así será, ya que Pellegrini lo dejó caer en la rueda de prensa.